III. GESTIÓN CURRICULAR.

III. GESTIÓN CURRICULAR
La finalidad de este trabajo es que, a partir de la revisión del Proyecto Escolar que tiene la Escuela Bíblica “Benedicto XVI”, aprender a planificar estratégicamente para reformular o crear una nueva ruta de mejora de la Dimensión Pedagógica Curricular.

El analizar y conocer la cultura actual que tiene la institución, es el primer paso, para generar una nueva cultura, para pasar de lo que se es, a lo que se quiere llegar a ser.

Gairín (1998), dice al respecto,
[…] los centros educativos como organizaciones tienen un nivel de desarrollo determinado, consecuencia de su historia, inquietudes y compromisos, no comparable con el de otras realidades. Lo deseable, en todo caso, es que cada institución mejore respecto a la situación en la que se encontraba, esto es, que avance como organización de acuerdo a su proyecto pedagógico y a su compromiso socio-cultural. (p.1)

Trabajar en las instituciones por una «situación mejorada» es imprescindible. Porque «las organizaciones educativas están actualmente, más que nunca, expuestas al cambio y a la incertidumbre…[por lo que]…en este escenario sólo sobrevivirán las instituciones educativas capaces de renovarse y reinventarse de forma continua, que tienen unas estrategias ante el permanente cambio del entorno.» (Gairín, 1998, pp. 39-40).

Contextualización del problema
La Escuela Bíblica “Benedicto XVI”, tiene de manera explícita la formulación de su misión, visión, valores, objetivo y filosofía. Con el ejercicio de planeación de la Dimensión Pedagógica Curricular, se puede bosquejar que los ideales educativos giran en torno a:

Misión:

Ofrecer una formación bíblica cualificada y sistematizada de la Sagrada Escritura, para propiciar el encuentro con Cristo, a través del estudio, oración y compromiso con su Palabra.

Visión:

Ser la institución por excelencia que, a través del estudio de la Palabra de Dios, prepara a los agentes laicos que requiere la Iglesia.

Esta proyección del ideal educativo es un cercamiento que ayuda a ir delineando el camino y el estado deseado que se puede consolidar y refinar al compartir y precisar los aspectos que lo caracterizan en el diálogo con el colectivo de la Escuela Bíblica. Este diálogo y construcción de los principios centrales que guían la organización se van a entretejer con los datos y procesos que se generen al atender las necesidades y elementos de mejora en la Dimensión Pedagógica Curricular.

Por la limitación del tiempo, se profundizará de manera particular en torno a la primera situación (problema-necesidad de mejora), la cual, está explicada de la siguiente manera: las asignaturas que se imparten en la escuela bíblica no cuentan con un esquema homologado en su estructura, es decir, no tienen: objetivo general, objetivos particulares, temas y subtemas, actividades de aprendizaje, evaluaciones y bibliografía.

Ahora, bien, El Modelo de Gestión de la Supervisión Escolar, afirma que la gestión en el campo educativo se ha clasificado, para su estudio, en tres categorías de acuerdo con el ámbito de su quehacer y con los niveles de concreción en el sistema: institucional, escolar y pedagógica.

A continuación, se presenta una breve descripción de estos niveles de gestión en la escuela bíblica:

Gestión institucional (nivel macro). La escuela bíblica no depende de ninguna instancia educativa a nivel federal. Se trata más bien de una institución católica diocesana que depende de la pastoral bíblica. Sin embargo, dicha pastoral no ofrece alguna estrategia, orientación o conducción especial a las escuelas bíblicas que existen en la diócesis (Jiquilpan, Zamora y Uruapan). De tal manera que cada escuela es independiente en todos los sentidos. Esto de alguna manera tiene sus consecuencias, ejemplos: que cada escuela tenga su propia manera de trabajar; que cuenten con semestres, materias y horarios diferentes; que en la escuela de Zamora les paguen a los maestros por clase dada.

Gestión escolar (nivel mezzo). En noviembre de 2012, el obispo Javier Navarro me designó como vicario cooperador de la parroquia de san Francisco de Asís en Jiquilpan, Mich., en sustitución del P. Osvaldo Avalos. Ya estando ahí, el sr. cura José Luis Calderón me comentó que una de las pastorales que había en la parroquia era la escuela bíblica y que le gustaría que yo me encargara de ella pues ya no iba a estar el P. Osvaldo, quien era el encargado, y como yo venía en su lugar sería bueno que yo fuera ahora el nuevo responsable, lo cual acepté.

Mi designación, por tanto, no se remite a un cierto perfil específico. Simplemente, el párroco en turno, encarga esta encomienda a cualquiera de los demás sacerdotes que estén en la parroquia. ¿Por cuánto tiempo se es director? El mismo que sea su estancia en la parroquia, puede ser un año, dos, tres o hasta seis años.

Por eso, al pensar en lo que es la dirección, puedo decir que esta, no se asume simplemente como un relevo, requiere que la persona tenga el perfil, la preparación adecuada y un proyecto formativo para la institución. En mi caso, pareciera que los sacerdotes creemos todavía que “la imposición de manos”, es el único requisito para: decir, hacer y estar donde se quiera y que no es necesaria una preparación especial o propia.

En relación a las personas que colaboran en la escuela, se trata únicamente de gente de buena voluntad, no se le paga a ninguna, la mayoría de ellas no tienen idea de lo que es una escuela en forma, su concepción se reduce a que una escuela es un salón donde hay alguien que enseña (habla) y un grupo de personas que aprende (escucha).

¿Cuáles son las consecuencias de esta situación? Que no exista una estrategia de conducción de la escuela pues se carece de una estructura organizativa, cada quien cumple su función de manera aislada y no se tienen reuniones de ningún tipo durante el semestre.

Gestión pedagógica (nivel micro). Si se parte de que el propósito es la formación integral del alumno, se trata entonces de una institución que carece de un verdadero proceso de aprendizaje.

La institución bíblica cuenta con un equipo administrativo: el director (que es sacerdote), un coordinador (administrador de correos, jubilado), una secretaria (Jefa de la Oficina de Control Escolar del CBTIS, jubilada), dos tesoreras (una contadora y una administradora), un capturista (ex-seminarista y ahora estudiante de ingeniería) y una bibliotecaria (secretaria del CECATI); con una librería (tres personas responsables), una tiendita (una persona encargada) y un espacio para los alumnos o maestros, que por una u otra razón, van con niños, por lo que su afluencia es irregular (una persona encargada). Se puede decir que, prácticamente todos los que prestan un servicio realizaron su formación bíblica en esta escuela.

En relación a los maestros, se tiene una plantilla de veintiséis. Entre las características que se pueden mencionar de ellos/as es que son laicos, casados, solteros o viudos; la mayoría egresados de esta escuela; con diferentes profesiones, ocupaciones u oficios: odontólogo, contadores, comerciantes, profesores (algunos ya jubilados), empleados y amas de casa.

Respecto a los días de clases, se tienen dos modalidades, a elegir uno: los miércoles de 7 a 9 de la noche y los sábados de 9 a 1 de la tarde. Durante el año se realizan dos semestres con las siguientes fechas de apertura y término: la primera de febrero a junio, la segunda de agosto a enero; ambas con un programa de actividades concreto. En cuanto al contenido de las asignaturas cada profesor organiza su material como lo considera importante, la mayoría de las veces, sin entregar a la dirección ni a los alumnos un programa de estudio.

El alumnado en ambos turnos suma alrededor de 110 personas. Los inscritos pagan una cuota semestral de $ 180.00 pesos, misma que se puede hacer en abonos. Quien no los puede cubrir, aun así, se acepta. El único requisito es que quiera aprender. Las herramientas que se piden son: una biblia, algo con qué y en dónde anotar. Los alumnos son todo un mosaico pues se tiene personas de todas las edades, desde los 12 hasta los 75 años; de diferentes lugares, Sahuayo, Jiquilpan, Cumuatillo, Totolán y Francisco Sarabia; con diferentes oficios y profesiones, amas de casa y estudiantes; casados, solteros, viudos y divorciados; algunos con facilidad para estudiar, otros en cambio, se les dificulta.

Plan de acción
Considerando esta realidad, es necesario hacer un plan de acción adecuado con el apoyo de todos sus actores: asesor, equipo administrativo, profesores y alumnos.

Dimensión: Pedagógica Curricular
Necesidad a atender: Diseño y planificación de los cursos escolares.
Estrategia: Dar uniformidad a la estructura y contenidos de los programas, a través de los siguientes elementos: contextualización, objetivos, contenido del temario, metodología y recursos, evaluación y bibliografía.
Objetivo: Homologar los programas de estudio de cada una de las asignaturas para garantizar la calidad del aprendizaje bíblico.

Estructura de la gestión curricular
Fundamentos. La puesta en marcha del plan de acciones requiere de un trabajo colaborativo. El Manual de Organización y Funcionamiento del Consejo Académico y de las Academias (2012), dice al respecto:
El trabajo colaborativo es un medio fundamental para conformar un equipo académico capaz de dialogar, concertar, compartir conocimientos, experiencias y problemas en torno a asuntos y metas de interés común en un clima de respeto y tolerancia, con la finalidad de lograr un sistema educativo valioso y altamente eficiente en la adopción y el desarrollo de actitudes, así como valores para la vida en sociedad. (p. 3)

Pozner (2000), señala que el trabajo en equipo es una modalidad de articular las actividades laborales de un grupo humano en torno a un conjunto de fines, de metas y de resultados a alcanzar.

En cuanto a los beneficios del trabajo colegiado en la institución educativa se tienen:

• Motivar al profesorado.
• Evaluar la eficacia docente.
• Organizar y distribuir las tareas y puestos de trabajo entre el profesorado.
• Mejorar la atención a las necesidades educativas de los alumnos.
• Generar el aprovechamiento académico.
• Disminuir los índices de deserción.
• Desarrollar las competencias docentes.
• Fomentar la reflexión.
• Implementar acciones de mejora.
• Lograr en los alumnos un “valor agregado de conocimiento”.
• Decidir más eficazmente.

Por tanto, la escuela bíblica tendrá que comenzar por constituir primeramente dicho equipo académico para trabajar colegiadamente.

Para la puesta en marcha del plan de acciones también será necesario un liderazgo pedagógico, entendiendo por éste: “Un conjunto de prácticas intencionadamente pedagógicas e innovadoras. Diversidad de prácticas que buscan facilitar, animar, orientar y regular procesos complejos de delegación, negociación, cooperación y formación de los docentes, directivos, funcionarios, supervisores y demás personas que se desempeñan en la educación.” (Pozner, 2000a, p. 28 Módulo 2).

Este liderazgo pedagógico se llevará a la práctica con diferentes tipos de reuniones, por ejemplo:

• Para establecer las metas del proyecto.
• Para definir problemas e identificar sus causas.
• Para consensuar estrategias de acción alternativas.
• De seguimiento durante la implementación de un proyecto.
• Relacionadas con el sostén de los equipos.
• Para consensuar las modalidades de acción de un equipo a partir de las metas establecidas.
• De evaluación y balance a la finalización de un proyecto.

Elementos operativos. Las líneas y acciones propuestas en la planeación de la dimensión pedagógica curricular se desarrollarán de la siguiente manera:

• Liderazgo profesional. Involucrar al cuerpo académico en la toma de decisiones.
• Visión y objetivos compartidos. Tener una visión compartida para elevar las aspiraciones de la escuela y fomentar un propósito común.
• Expectativas elevadas. Los proyectos académicos a desarrollar han de ser resultado del trabajo colegiado.
• Una institución para el aprendizaje. Administrativos y docentes que continúan aprendiendo.

Ahora, para implementar las acciones propuestas en la dimensión curricular el directivo requiere de los siguientes conocimientos, habilidades y actitudes:

• Estar comprometido con la escuela, con el equipo administrativo, los docentes y los alumnos, siendo un buen profesional, con alta capacidad técnica y que asuma un fuerte liderazgo en la comunidad escolar.
• Compartir información, decisiones y responsabilidades, y ser reconocido como tal por el equipo administrativo, docentes y alumnos.
• Que esté preocupado por los temas tanto organizativos como pedagógicos, que esté implicado en el desarrollo del currículo en la escuela y las aulas, y preocupado por el desarrollo profesional de los profesores.
• Requiere saber cómo se hacen las reuniones, cómo administrar los tiempos, cómo organizar grupos.

A la pregunta, ¿cómo lograría que la propuesta planificada en la dimensión pedagógica curricular posibilite un pensamiento diferente en los actores involucrados? Siendo un verdadero promotor del cambio para la institución, a través de una nueva metodología didáctica; tratando de crear sentido de comunidad con todos los actores de la educación que hay en la escuela: equipo administrativo, docentes, discentes y sacerdotes; asumiendo una responsabilidad colegiada; y valorando el ser una persona comunicativa.
Respecto a las acciones a realizar con los actores educativos están:

• Equipo administrativo: Presidir y dirigir las reuniones, emitir la convocatoria que corresponda, informar del avance los acuerdos y desarrollo de propuestas.
• Docentes: Asistir a las reuniones que sean convocados, participar en la discusión y presentación de propuestas.
• Alumnos: Enriquecer el trabajo con sus aportaciones y sugerencias.

Es importante también visualizar las acciones a efectuar en las demás dimensiones de la gestión educativa: organizacional, administrativa y participación comunitaria para garantizar el cumplimiento de lo propuesto en la dimensión pedagógico curricular.

1. Organizacional. Estructuras escolares, roles y funciones; asignación de responsabilidades a los diferentes actores de la escuela; recursos financieros, materiales, temporales y recursos humanos; procesos de sensibilización a la necesidad del cambio.
2. Administrativa. Planeación de estrategias, considerando el adecuado uso de los recursos y tiempos disponibles; administración del personal desde el punto de vista laboral: asignación de funciones y responsabilidades; administración de la información de la escuela y de los alumnos.
3. Comunitaria. Actividades que promuevan la participación de los diferentes actores en la toma de decisiones; reglas de convivencia; vínculos entre la escuela y las parroquias.

En relación al monitoreo o supervisión, se realizará a través del diseño de matrices para el análisis de los planes de estudio. El modelo comprenderá la evaluación de la nueva estructuración de los programas a partir de las siguientes variables:

• Formulación de los programas de las asignaturas.
• Coherencia interna de los programas.
• Cumplimiento de la estrategia curricular.
• Congruencia del plan de estudios con los objetivos de la institución.
• Equilibrio entre las actividades teóricas y prácticas.

La manera como se llevará a cabo será a través de un taller, en el cual participarán todos los actores implicados; ahí, en base a la recolección de los datos, se identificarán los contenidos de las asignaturas del plan de estudios que son necesarios, los que no lo son, así como las deficiencias del plan que obstaculizan el aprendizaje.

Conclusiones
Es fundamental que las instituciones se pregunten por la naturaleza de su trabajo, “no es muy lógico trabajar a ciegas, sin propósitos claros, sin reflexión sobre lo conseguido.” (Santos, 2012, p. 53). Por lo tanto, es necesario trabajar en base a un proyecto escolar institucional y diversos planes de acción.

Según Correa de Urrea, et al (s/f),
Esto implica para el directivo revisar aspectos como: misión, visión, objetivos, principios, políticas, paradigmas, perfiles, estructuras, recursos físicos y financieros, talento humano, cultura escolar, ejercicio del poder y de la autoridad, roles e interacción de sus miembros; esquemas mentales y formas de ser, pensar, estar y hacer de la comunidad educativa.

Lo anterior, requiere también de la participación de todos los actores educativos: equipo administrativo, docentes y discentes; de un trabajo cooperativo y de reflexión compartida; de crear los espacios físicos y temporales destinados a la planificación, acción y evaluación. La finalidad: Contribuir a superar los obstáculos para la mejora del logro educativo.
La centralidad de la dimensión pedagógica curricular en el proyecto educativo tiene lugar, porque refiere los fines y objetivos específicos o razón de ser de la institución en la sociedad. Además de que contempla las modalidades de enseñanza, las teorías de la enseñanza-aprendizaje que subyacen a las prácticas docentes, el valor y significado otorgado a los saberes, los criterios de evaluación de los procesos y resultados.

Como aspecto relevante que orienta los procesos y las prácticas educativas se encuentra el currículum. La institución debe establecer una propuesta de formación a través del plan y los programas de estudio, y cuidar de que las ideas y políticas que subyacen en el enfoque de los planes y programas sea ofrecer una educación de calidad para las personas.

Las demás dimensiones ayudarán a garantizar su cumplimiento, con el apoyo para la formación de un equipo académico y lograr con ello, un trabajo colegiado (dimensión organizacional); con el análisis y reflexión sobre la cultura de la escuela (dimensión comunitaria); y con suministrar los recursos humanos, materiales y financieros disponibles para alcanzar los objetivos propuestos (dimensión administrativa).

Referencias
Correa, A., Álvarez, A. y Correa, S. (s/f). La Gestión Educativa Un Nuevo Paradigma. Medellín: Fundación Universitaria Luis Amigó. Recuperado de liga: http://virtual.funlam.edu.co/repositorio/sites/default/files/6lagestioneducativaunnuevoparadigma.pdf
Gairín, J. (1998). Estadios de desarrollo organizativo: De la organización como estructura a la organización que aprende. Recuperado de liga: http://www.ite.educacion.es/formacion/materiales/89/cd/m3/anexo3.1.pdf
Manual de Organización y Funcionamiento del Consejo Académico y de las Academias. (Septiembre, 2012) Colegio de Bachilleres del Estado de Sonora.
Modelo de Gestión de la Supervisión Escolar. Recuperado de liga: http://www.sepbcs.gob.mx/Programas_Escuela%20Calidad/PEC_Materiales.htm
Pozner, P. (2000). Biblioteca Multimedios. MÓDULOS IIPE. TRABAJO EN EQUIPO (MODULO 9): Recuperado de liga: http://www.poznerpilar.org/biblioteca/modulo09.pdf
Pozner, P. (2000a). Competencias para la profesionalización de la gestión educativa. Diez módulos destinados a los responsables de los procesos de transformación educativa. Buenos Aires: IIPE-UNESCO. Módulo 2. Recuperado de liga: http://www.iipe-buenosaires.org.ar
Santos, M. A. (2012). La escuela que aprende. Morata. Madrid.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a III. GESTIÓN CURRICULAR.

  1. María Concepción García Rábago dijo:

    Ensayo
    Currículo formativo en la organización
    Gestión Curricular

    María Concepción García Rábago
    Querétaro, Qro., 2 de Noviembre de 2014.

    Gestión Escolar y el Currículo
    Cuando se habla de la Gestión escolar, hay tres aspectos muy importantes a tomar en cuenta para conseguir los fines que pretende un centro educativo, los cuales son las políticas educativas, el currículo y los planes y programas. Es por ello que en este trabajo se pretende dar un bosquejo de éstas, analizar cada una y concluir lo que pretenden, además de encontrar una conclusión para tomar en cuenta en las escuelas.

    Los Gobiernos de los países han enfocado sus políticas a la mejora de la calidad de la educación y en esto México no se queda atrás, ya que a nivel internacional, nuestro país pretende ser competitivo y tener personas con las mismas oportunidades, que sean preparadas y que puedan enfrentarse a los retos de hoy con competencia, capaces de transformar la sociedad en beneficio de los demás.

    Para conseguir lo anterior los centros educativos deben tomar en cuenta los currículos que rigen la educación en nuestro país, además de considerar los planes y programas que nos propone la Secretaria de Educación Pública para que podamos construir el Proyecto Educativo del Centro (PEC) que le dará identidad y el plus que cada escuela pretende de acuerdo a su misión para finalmente aterrizarlo a las aulas en donde verdaderamente se lleva a cabo el plan del profesor.

    1.1 Currículo

    El currículo, ha sido una herramienta esencial en varios contextos, pero principalmente en el educativo. Este es de suma importancia ya que permite planear adecuadamente todos los aspectos que implican o intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, con el fin de mejorar dicho proceso pues cada acción elegida y realizada en razón de que pueda ser justificada, por su coherencia con los principios de procedimiento (Picardo, 2004).
    La importancia del currículum no sólo se basa en mostrar una posible respuesta de lo que uno quiere lograr en el ámbito educativo, sino que también ayuda a crear un ambiente libre, sencillo y sobre todo de apoyo para quienes lo llevan a cabo, es decir, es aplicable tanto para los maestros como para los alumnos, debido a que es una guía que apoya a tener una visión de las perspectivas a lograr.

    El currículum cuenta con cuatro aspectos muy importantes, que servirán para ayudar a fortalecer el proceso de enseñanza aprendizaje; estos aspectos son: elaborar, instrumentar, aplicar y evaluar. (Picardo, 2004)

    Por tal motivo el Currículum es importante para la práctica docente, porque ayuda a manejar su papel como guía de la enseñanza dentro o fuera de un salón de clases, para que así se pueda realizar un proceso bidireccional que permita al educando crecer de manera integral, es decir que cubra todos los aspectos de su desarrollo.

    Por otra parte, el currículo, se refiere a las intenciones u objetivos que se pretenden alcanzar en la formación de estudiantes que son parte de un proyecto educativo determinado; para alcanzar dichos objetivos, se plantean, estructuran y organizan contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales, que son desarrollados desde diferentes metodologías que provoquen aprendizajes en los estudiantes, y cuya comprensión se verifique por medio de procesos de evaluación (Solís, 2014).

    El currículo como tal, se evidencia desde tres niveles de concreción: El Estado, el centro educativo y el área curricular que se desarrolla en el aula (Solís, 2014).
    Ahora, no podemos dejar de mencionar que el currículo logra identificar cuatro fuentes principales que influyen en todo proceso de diseño curricular.
    a) Fuente sociocultural: aquí se analizan las demandas sociales y culturales hacia la escuela, estos conforman el conjunto de conocimientos, valores, actitudes, procedimientos y destrezas que contribuyen a la socialización del alumno dentro de las pautas culturales de una comunidad. Lo anterior se debe ver reflejado en los contenidos curriculares de manera que estos sean:
    • Pertinentes: En relación con las necesidades y exigencias nacionales e internacionales.
    • Consecuentes: Articulados y equilibrados a partir de los progresos de la ciencia, exigencias del mundo de trabajo, la vida sociopolítica.
    • Adaptables: a los cambios del mundo futuro.
    b) Fuente Psicológica: ésta no está aislada de la fuente pedagógica, de hecho en muchos casos de habla de esta como una fuente psicopedagógica pues es inimaginable el currículum sin la presencia de la enseñanza y del aprendizaje.
    c) Fuente pedagógica: este integra dos aspectos principales: la enseñanza y la investigación de la enseñanza, esta ultima pretende recuperar la experiencia resultado de la práctica durante el desarrollo curricular. Estos dos aspectos (teórico y práctico) aportan conocimientos indispensables para la constitución y aplicación del currículum.
    d) Fuente epistemológica: esta enfrenta al diseñador a la toma de decisiones sobre los contenidos relacionados con un saber y un saber hacer específico.
    El primero corresponde con la estructura interna de las disciplinas que sustentan el plan curricular de un nivel educativo determinado en una formación específica. El ‘saber hacer’ exige definir el conjunto de acciones y quehaceres específicos de un tipo particular de ocupación, lo que implica un conocimiento técnico y sus bases culturales (Casarini, 2010).
    Por tanto, el papel que juega el currículo en las actividades escolares, es de relevancia ya que se plantea el para qué se aprende y para qué se enseña, qué se enseña y qué se aprende, cómo se enseña y cómo se aprende, y qué, quién, cómo y cuándo se evalúa eso que se enseña y se aprende, son preguntas claves para determinar la importancia del currículo en un país, en un centro escolar y en un aula de clase.
    Con base en lo anterior, Ortiz (2003) propone 4 elementos del currículo que lo conforman y le dan la importancia que éste tiene y son: objetivos, contenidos, metodologías y evaluación.
    • Objetivos: Para qué enseñar. Son las intenciones que presiden un proyecto educativo determinado y el conjunto de metas y finalidades en que dichas intenciones se concretan. Definen lo que queremos conseguir, “el para qué” de la acción educativa. Hoy se tiende hablar de los objetivos del currículum no en términos de conductas, sino en términos de competencias y capacidades, esto implica un cambio de enfoque desde una enseñanza centrada en el desarrollo de determinadas capacidades cognitivas, motrices, interpersonales, que se consideran relevantes.
    • Contenidos: Qué enseñar. Al pensar en una formación en términos de procesos orientados al desarrollo de capacidades o competencias, los contenidos se convierten básicamente en herramientas o instrumentos para ese fin. Son los componentes de una determinada capacidad que deben ser aprendidos para el desarrollo de ésta. Los contenidos en la enseñanza no se entienden en la actualidad exclusivamente como conocimientos teóricos, sino como saber, saber hacer y saber ser, es decir, como contenidos conceptuales, contenidos procedimentales y contenidos actitudinales.
    • Metodología: Cómo enseñar. Determinan las actividades que se llevan a cabo en cualquier programa de enseñanza. Enseñar supone elegir y toda elección de un material o de un modo de enseñar algo se hace siempre desde un determinado principio que uno asume como adecuado. Los principios metodológicos dan lugar a diversos métodos docentes, que usarán de determinadas estrategias y técnicas didácticas, es decir, procedimientos concretos de enseñanza. Son las acciones que se diseñan como partes constitutivas de una experiencia de aprendizaje y sirven para lograr los objetivos de la misma.
    • Evaluación: Cómo lo hice. La evaluación abarca tener evidencias de los cambios conductuales en el estudiante, en donde cualquier evidencia válida sobre la conducta deseada de los objetivos educacionales provea un método adecuado de evaluación. El propósito de la evaluación es que sirva de guía para los maestros en el logro de un producto o resultado deseado. Se debe evaluar tanto los resultados como los procesos y el aprendizaje como la enseñanza.
    Finalmente, el currículo cobra vida y llega a la experiencia pedagógica mediante los planes y programas; estos son el camino del primer y segundo nivel de concreción del currículo: el ciudadano que pretende formar el Estado y el estudiante que es formado en un centro educativo determinado. Es en el tercer nivel de concreción del currículo: las áreas académicas o curriculares que llegan al aula, en donde los planes y programas logran concretar su misión.
    1.2 El Currículo en la organización
    Después de haber revisado la teoría acerca del currículo, se puede decir que en el Colegio Fray Luis de León, éste está presente en los tres niveles de concreción que se mencionaron anteriormente, la del Estado, que son todos los programas de SEP y UNAM que nos rigen en la formación básica y de bachillerato respectivamente, en estos programas están las líneas a seguir en cuanto a objetivos de aprendizaje y contenidos desde el punto de vista conceptual, procedimental y actitudinal.
    Sin embargo, en lo que respecta a programas de UNAM que son los que conozco, la metodología y la evaluación no hay líneas de acción o normativa, ya que aquí hay cierta libertad para elegir los métodos que se consideren más oportunos y que vayan enfocados a lograr los aprendizajes esperados y a realizar la evaluación más oportuna de acuerdo al método.

    Los currículos de ambos sistemas incorporantes son respetados tal cual, ya que en nuestro proyecto institucional, que corresponde al segundo nivel de concreción, se enriquece la propuesta del Estado, aumentando el currículo con disciplinas que ayuden a la formación integral del estudiante como Pastoral, Artísticas, Deportes y los Proyectos Sociales.
    En el colegio Fray Luis de León las metodologías utilizadas en la educación básica están apoyadas tanto en la Pedagogía Agustiniana, como en la pedagogía del Sistema UNO de Santillana ya que ambos buscan no solo aprendizajes en contenidos, sino también en conductas, actitudes y valores que ayuden a ser un ser reflexivo, crítico, con iniciativas, atentos a las necesidades de los demás y que vayan acordes con la misión y visión del colegio.
    En cuanto a la evaluación que se realiza en el colegio tenemos la diagnóstica, la evaluación de habilidades intelectuales y emocionales, la formativa y la sumativa, que nos van dando luz de cómo estamos haciendo las cosas. Además, es importante mencionar que no solo evaluamos los aprendizajes conceptuales, sino también los procedimentales y los actitudinales.
    Creo que el currículo es la base para la labor que realiza un centro, y más para la que se lleva a cabo en el aula, que viene siendo el tercer nivel de concreción, ya que es ahí donde se lleva la acción de todo lo planeado, de todo lo que se pretende lograr y además está influido por el contexto que tiene el alumno, el colegio y el país.
    Aquí el colegio apoya con un Coordinador académico para que el currículo se plasme en los planes y programas que el profesor realiza para llevar al aula los objetivos de aprendizaje, los contenidos, la metodología y la evaluación. Es aterrizar todo lo que se planeó al salón de clases.

    1.3 Políticas Educativas
    Ahora vamos a presentar un breve comentario de las políticas educativas destacando en cada uno su importancia.
    a) 2021 Metas Educativas OEI: la educación que queremos para la generación de los Bicentenarios. Sus objetivos son mejorar la calidad y la equidad en la educación para hacer frente a la pobreza y a la desigualdad y, de esta forma, favorecer la inclusión social. Trata de abordar con decisión, y de una vez y para siempre, retos aún no resueltos: analfabetismo, abandono escolar temprano, trabajo infantil, bajo rendimiento de los alumnos y escasa calidad de la oferta educativa pública. Y se pretende hacerlo con la voluntad de enfrentarse, al mismo tiempo, a las demandas exigentes de la sociedad de la información y del conocimiento: incorporación de las TIC en la enseñanza y en el aprendizaje, apuesta por la innovación y la creatividad, desarrollo de la investigación y del progreso científico (OIE, 2010).

    b) Artículo 3º Constitucional: Todo individuo tiene derecho a recibir educación. La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él el amor a la Patria y la conciencia de la solidaridad internacional. Dicha educación será laica y se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa, el criterio de la educación se basará en los resultados del progreso científico, luchará contra la ignorancia y sus efectos, además será democrático, considerando la democracia como un sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo. Será nacional y buscará el progreso del país. Contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte afines educativos, como por el cuidado para sustentar los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres, toda la educación será gratuita e impartirá
    educación preescolar, primaria y secundaria y el Estado promoverá y atenderá todos los tipos y modalidades educativos (incluyendo la educación superior) necesarios para el desarrollo de la Nación, apoyará la investigación científica, y alentará el fortalecimiento y difusión (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).
    c) Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018: Está política está encaminada a 5 metas principales como lo son:
    • México en Paz: pretende que se refuerce la confianza en el gobierno, se aliente la participación social en la vida democrática y reducir los índices de inseguridad.
    • México incluyente: el Estado enfocará su acción en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y en cerrar las brechas de desigualdad social.
    • México con Educación de Calidad: en esta meta se propone implementar políticas de Estado que garanticen el derecho a la educación de calidad para todos los mexicanos. En el documento se afirma además que se buscará fortalecer la articulación entre niveles educativos y vincularlos con el quehacer científico, el desarrollo tecnológico y el sector productivo, para generar un capital humano de calidad.
    • México Próspero: contempla detonar el crecimiento sostenido de la productividad en un clima de estabilidad económica y una generación de igualdad de oportunidades.
    • México con Responsabilidad Global: asegura que se acercarán a esa meta a partir de relaciones cercanas, mutuamente benéficas y productivas con otros países, sustentadas en una política exterior vigorosa, sustantiva y activa. Se pretende alcanzar estas metas mediante tres estrategias transversales que son: democratizar la productividad, gobierno cercano y moderno, y perspectiva de género (SEGOB, 2013).
    d) Programa Sectorial de Educación 2013-2018: Está encaminado a asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población, con el propósito de elevar la calidad de la educación con equidad, el PSE se fundamenta en el artículo 3o Constitucional y en la Reforma Educativa que modificó la Ley General de Educación; y creó las leyes generales del Servicio Profesional Docente y la del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y en las leyes generales de Igualdad entre Mujeres y Hombres, la de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en distintos instrumentos internacionales. Este Programa detalla los objetivos, estrategias y líneas de acción en materia de Educación básica, media superior, superior, formación para el trabajo, deporte y cultura, con una perspectiva de inclusión y equidad (SEP, 2013).
    e) Modelo de Gestión Educativa Estratégica: este modelo hace énfasis en la evaluación del aprendizaje y de los procesos, para poder mejorar la calidad educativa. Para ello se busca replantear la Gestión Escolar con una nueva forma en su dinámica estratégica, metodológica y participativa, enunciando que de esta forma colegiada se complementarán los distintos actores que convergen en la dinámica escolar. Este nuevo modelo de Gestión es promotor del liderazgo compartido, libertad en la toma de decisiones, prácticas docentes flexibles, planeación participativa, evaluación, participación social compartida y la rendición de cuentas. Su principal objetivo es encontrar los caminos que permitan una adecuada comunicación pero sobre todo el conceso y la corresponsabilidad entre todos los actores quienes de algún modo son miembros directos e indirectos de esta institución para tratar de mejorar la calidad educativa del centro escolar, al permitirles externar situaciones importantes. Del mismo modo para la mejora educativa, la evaluación entre todos los actores del centro escolar debe posee un carácter fundamental, ya que con ella nos permite “medir” y determinar en donde estamos y hacia donde queremos ir en esta sociedad cambiante contemporánea (SEP, 2010).

    Finalmente las políticas educativas, son todas aquellas leyes impuestas por el Estado para garantizar que la educación se aplique de manera óptima a la sociedad. Estas leyes se forjan de acuerdo a las necesidades históricas del país en el que se promueven, es decir, según ideales y principios.
    Las políticas educativas son creadas con el fin de administrar y aplicar con beneficio para la sociedad, todos los recursos que el estado destine para este fin y tienen por objeto tratar de resolver todos los problemas a los que la educación se enfrenta, por ejemplo, la economía, la cultura o la burocracia y transformarlos en la maximización de los logros de los objetivos como la calidad, la eficacia y la eficiencia.

    Las políticas educativas en México están orientadas a mejorar la calidad de la educación, se enfatiza en el cambio curricular, organizacional e institucional, así como mejorar el nivel de los maestros. También están direccionadas a ofrecer un mayor acceso a la educación para que las nuevas generaciones hagan frente a las necesidades mundiales como lo es la implementación de la nueva tecnología.

    1.4 Los Planes y Programas
    En este apartado se hablará a grandes rasgos cada uno de los planes y programas del Sistema Educativo Nacional y de los acuerdos que modifican los planes en beneficio de los alumnos.
    a) Acuerdo 592: Este acuerdo vincula los planes y programas de la Educación básica, además de atender a la diversidad y transformar los procesos de evaluación. Las principales implicaciones que tiene este acuerdo es que obliga a modificar el ambiente de aprendizaje, a reformar los libros de texto y a utilizar la tecnología como herramienta. (SEP, 2011).
    b) Plan de Estudios 2011: Propone el aprendizaje por competencias para la vida. Los principios pedagógicos que sustentan el plan son esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa. Dichos planes están centrados en el alumno (procesos de aprendizaje), además de que favorece la inclusión para atender a la diversidad e incorpora la tecnología y el inglés. (SEP, 2011)
    Por otra parte, planifica para potenciar el aprendizaje, genera ambientes adecuados, trabaja en colaboración, pone énfasis en el desarrollo de competencias, utiliza materiales educativos, evalúa para aprender, incorpora temas de relevancia, reorienta el liderazgo, aparece la tutoría y finalmente renueva el pacto entre estudiantes, maestros y padres de familia.
    c) Acuerdo 711: Este acuerdo trata exclusivamente sobre las necesidades educativas especiales de los alumnos que presentan alguna dificultad en sus procesos de aprendizaje favoreciendo el acceso, la permanencia y el egreso del sistema educativo de dichos alumnos. (SEP, 2013)
    d) Acuerdo 717: Proporciona los lineamientos para formular los programas de gestión escolar, que estarán centrado en el alumno, usando los resultados de evaluación, desarrollando una planeación anual, administrar de forma eficiente y transparente los recursos y propiciar la participación de padres de familia, maestros y alumnos bajo el liderazgo del director. (SEP, 2013)
    e) Acuerdos 445, 486 y 656: Estos acuerdos están relacionados con la educación media superior atendiendo a las diferentes modalidades de acuerdo a la necesidad que presenten los estudiantes. Se favorece la igualdad de oportunidades, que se eleve la calidad educativa orientada al desarrollo de competencias. También fortalece el acceso y la permanencia en el sistema, ya sea de forma preestablecida, libre o combinada. (SEP, 2009)
    f) Marco Curricular Común: Es referente a la educación media superior, éste Marco fue el resultado de hacer una mejora en la educación y dar continuidad a la educación básica vinculando los planes y programas establecidos para tal fin, también se hizo una vinculación con el mundo del trabajo. (SEP, 2008)
    Este marca aporta identidad, oportunidad de tener un perfil de egreso común en todos los subsistemas y por otra parte y no menos importante, reorienta la educación a competencias genéricas, aunque también desarrolla las competencias disciplinares y las profesionales.
    g) Los Planes y Programas de la Educación Jesuita: Este Plan va encaminado a la dignificación del ser humano, y está orientado a formar seres responsables que desarrollen habilidades y destrezas para que las pongan al servicio de los demás. Este programa se vasa en la pedagogía Ignaciana y se parte de un contexto determinado en el que viven experiencias, las cuales se reflexionan profundamente para que muevan a la acción, en un marco de evaluación permanente. (Sistema Universitario Jesuita, 2010)
    Una vez descrito brevemente cada uno de los planeas analizados, podemos ver que éstos atienden a las diferentes necesidades de los alumnos, ya sea de educación básica o media superior con diferentes situaciones, por ejemplo niños y jóvenes indígenas, o alumnos con dificultades en el aprendizaje, alumnos que puedan tener una educación escolarizada o no, y cada uno de estos acuerdo o programas cobra vida en los planes y programas de la institución, atendiendo a la inclusión y a la equidad, elementos importantes de la calidad educativa.
    1.5 Los planes y programas en la organización.
    En el colegio Fray Luis de León, se atiende a cada uno de los Planes y acuerdos establecidos por la Secretaría de Educción Pública, ya que los Planes y Programas de Estudio 2011 son la base de nuestros planes y programas institucionales, cada profesor planifica su curso tomando en cuenta el contexto de los alumnos, de manera que atienda a las necesidades de cada uno de manera general. Sin embargo, no hemos tenido hasta ahora alumnos que necesiten una educación especial, en virtud de que Querétaro cuenta con escuelas especiales que dan de manera eficiente y eficaz la formación a estos alumnos y los padres de familia prefieren inscribirlos en estas escuelas.
    En la educación media superior, los programas que se atienden son de la UNAM, se están haciendo cambios en cuanto a metodologías, evaluación y atendiendo a las necesidades de los jóvenes, intentando hacer adecuaciones curriculares para los diferentes alumnos que tenemos ya que en nuestra preparatoria se inscriben alumnos de bajos recursos y con carencias en su formación debido a que vienen de otros estratos sociales y esto hace que los aprendizajes previos sean pocos, sin embargo, esto no ha sido limitante ya que el reto es poner a estos alumnos (que son pocos) al nivel de los que vienen de la secundaria del colegio o de otras secundarias similares.
    Conclusión
    Lo que podemos concluir de este trabajo es que hemos visto tres aspectos muy importantes del ser de una escuela donde se imparte educación integral y que gracias a esos cobra vida el proyecto educativo del centro. Estos tres aspectos son las políticas educativas, el currículo, los planes y programas de estudio cuyas líneas de acción refieren a lo que buscan los países en términos calidad y equidad educativa por lo que esperan que estos planteamientos y actuaciones de los actores vayan encaminados a responder a las necesidades del mundo actual.

    También tratan sobre la inclusión, el acceso y permanencia de los alumnos, en lograr una educación por competencias, mejorar la gestión escolar y atender a los alumnos con necesidades educativas especiales, pero todas estas son intenciones muy buenas que posteriormente se refuerzan con los planes y programas que la Secretaría de Educación Pública establece para que los centros educativos se rijan por ellos y además asegurar que todos los alumnos recibirán los mínimos establecidos.

    Sin embargo, a la hora de planificar los maestros tomando en cuenta las intenciones del Gobierno Federal y Estatal y de la Institución educativa, tienen que plasmar en un papel los objetivos de aprendizaje, los contenidos a abordar, las metodologías que se utilizarán y lo más difícil que es la evaluación, pero hasta aquí siguen siendo intenciones, y es necesario que se supervise el trabajo en el aula para que no solo quede en eso, sino que se convierta en una realidad y se cumpla el fin primero.

    Por lo anterior, se retoma el tema de la Gestión Curricular, en donde los Directivos gestionan el centro de manera que los actores del proceso de enseñanza- aprendizaje cumplan con las intenciones iniciales y podamos tener una educación de calidad que esté a la altura de las necesidades del mundo laboral.

    Referencias

    Casarini R. M. (2010) Teoría y diseño curricular. México Editorial: Trillas.
    GOB. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México
    GOB. (2013). Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. México.
    Organización de los Estados Iberoamericanos. (2010). 2021 Metas Educativas.
    Ortiz, Á. L. (2003). Diseño y evaluación curricular. Río Piedras: Quinta edición. Editorial Edil.
    Picardo, O. J. (2004). Diccionario pedagógico UPAEP. El Salvador.
    SEP. (2007). Marco Curricular Común del Sistema Nacional del Bachillerato. Subsecretaría de Educación Media Superior. México.
    ______. (2008). Acuerdo 445 por el que se conceptualizan y definen para la Educación Media Superior las opciones educativas en las diferentes modalidades. México.
    _____. (2009). Acuerdo 486 por el que se establecen las competencias disciplinares extendidas del Bachillerato General. México.
    _____. (2010). Acuerdo 656 por el que se reforma y se adiciona el acuerdo 444 por el que se establecen las competencias por el que se constituyen en el marco curricular común del Sistema Nacional del Bachillerato y se adiciona el acuerdo número 486. México.
    _____. (2010). Programas de Calidad. Modelo de Gestión Educativa Estratégica. México.
    _____. (2011). Acuerdo número 592 por el que se establece la Articulación de la Educación Básica. México.
    ____. (2011). Planes y Programas de Estudio 2011. México.
    ____. (2013). Acuerdo 717 por los que se emiten los Lineamientos para formular los programas de Gestión Escolar. México.
    ____. (2013). Acuerdo 711 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa. México.
    _____. (2013). Programa Sectorial 2013-2018. México.
    Sistema Universitario Jesuita (2010). Marco conceptual para el diseño de planes de estudio del sistema universitario Jesuita.
    Solís, C. (2014) Comentario que incorporó al trabajo de investigación del currículo de la materia Gestión Curricular. Maestría en Gestión y Dirección de Instituciones Educativas. ITESO.

    Ensayo
    Currículo formativo en la organización
    Gestión Curricular

    María Concepción García Rábago
    Querétaro, Qro., 2 de Noviembre de 2014.

    Gestión Escolar y el Currículo
    Cuando se habla de la Gestión escolar, hay tres aspectos muy importantes a tomar en cuenta para conseguir los fines que pretende un centro educativo, los cuales son las políticas educativas, el currículo y los planes y programas. Es por ello que en este trabajo se pretende dar un bosquejo de éstas, analizar cada una y concluir lo que pretenden, además de encontrar una conclusión para tomar en cuenta en las escuelas.

    Los Gobiernos de los países han enfocado sus políticas a la mejora de la calidad de la educación y en esto México no se queda atrás, ya que a nivel internacional, nuestro país pretende ser competitivo y tener personas con las mismas oportunidades, que sean preparadas y que puedan enfrentarse a los retos de hoy con competencia, capaces de transformar la sociedad en beneficio de los demás.

    Para conseguir lo anterior los centros educativos deben tomar en cuenta los currículos que rigen la educación en nuestro país, además de considerar los planes y programas que nos propone la Secretaria de Educación Pública para que podamos construir el Proyecto Educativo del Centro (PEC) que le dará identidad y el plus que cada escuela pretende de acuerdo a su misión para finalmente aterrizarlo a las aulas en donde verdaderamente se lleva a cabo el plan del profesor.

    1.1 Currículo

    El currículo, ha sido una herramienta esencial en varios contextos, pero principalmente en el educativo. Este es de suma importancia ya que permite planear adecuadamente todos los aspectos que implican o intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, con el fin de mejorar dicho proceso pues cada acción elegida y realizada en razón de que pueda ser justificada, por su coherencia con los principios de procedimiento (Picardo, 2004).
    La importancia del currículum no sólo se basa en mostrar una posible respuesta de lo que uno quiere lograr en el ámbito educativo, sino que también ayuda a crear un ambiente libre, sencillo y sobre todo de apoyo para quienes lo llevan a cabo, es decir, es aplicable tanto para los maestros como para los alumnos, debido a que es una guía que apoya a tener una visión de las perspectivas a lograr.

    El currículum cuenta con cuatro aspectos muy importantes, que servirán para ayudar a fortalecer el proceso de enseñanza aprendizaje; estos aspectos son: elaborar, instrumentar, aplicar y evaluar. (Picardo, 2004)

    Por tal motivo el Currículum es importante para la práctica docente, porque ayuda a manejar su papel como guía de la enseñanza dentro o fuera de un salón de clases, para que así se pueda realizar un proceso bidireccional que permita al educando crecer de manera integral, es decir que cubra todos los aspectos de su desarrollo.

    Por otra parte, el currículo, se refiere a las intenciones u objetivos que se pretenden alcanzar en la formación de estudiantes que son parte de un proyecto educativo determinado; para alcanzar dichos objetivos, se plantean, estructuran y organizan contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales, que son desarrollados desde diferentes metodologías que provoquen aprendizajes en los estudiantes, y cuya comprensión se verifique por medio de procesos de evaluación (Solís, 2014).

    El currículo como tal, se evidencia desde tres niveles de concreción: El Estado, el centro educativo y el área curricular que se desarrolla en el aula (Solís, 2014).
    Ahora, no podemos dejar de mencionar que el currículo logra identificar cuatro fuentes principales que influyen en todo proceso de diseño curricular.
    a) Fuente sociocultural: aquí se analizan las demandas sociales y culturales hacia la escuela, estos conforman el conjunto de conocimientos, valores, actitudes, procedimientos y destrezas que contribuyen a la socialización del alumno dentro de las pautas culturales de una comunidad. Lo anterior se debe ver reflejado en los contenidos curriculares de manera que estos sean:
    • Pertinentes: En relación con las necesidades y exigencias nacionales e internacionales.
    • Consecuentes: Articulados y equilibrados a partir de los progresos de la ciencia, exigencias del mundo de trabajo, la vida sociopolítica.
    • Adaptables: a los cambios del mundo futuro.
    b) Fuente Psicológica: ésta no está aislada de la fuente pedagógica, de hecho en muchos casos de habla de esta como una fuente psicopedagógica pues es inimaginable el currículum sin la presencia de la enseñanza y del aprendizaje.
    c) Fuente pedagógica: este integra dos aspectos principales: la enseñanza y la investigación de la enseñanza, esta ultima pretende recuperar la experiencia resultado de la práctica durante el desarrollo curricular. Estos dos aspectos (teórico y práctico) aportan conocimientos indispensables para la constitución y aplicación del currículum.
    d) Fuente epistemológica: esta enfrenta al diseñador a la toma de decisiones sobre los contenidos relacionados con un saber y un saber hacer específico.
    El primero corresponde con la estructura interna de las disciplinas que sustentan el plan curricular de un nivel educativo determinado en una formación específica. El ‘saber hacer’ exige definir el conjunto de acciones y quehaceres específicos de un tipo particular de ocupación, lo que implica un conocimiento técnico y sus bases culturales (Casarini, 2010).
    Por tanto, el papel que juega el currículo en las actividades escolares, es de relevancia ya que se plantea el para qué se aprende y para qué se enseña, qué se enseña y qué se aprende, cómo se enseña y cómo se aprende, y qué, quién, cómo y cuándo se evalúa eso que se enseña y se aprende, son preguntas claves para determinar la importancia del currículo en un país, en un centro escolar y en un aula de clase.
    Con base en lo anterior, Ortiz (2003) propone 4 elementos del currículo que lo conforman y le dan la importancia que éste tiene y son: objetivos, contenidos, metodologías y evaluación.
    • Objetivos: Para qué enseñar. Son las intenciones que presiden un proyecto educativo determinado y el conjunto de metas y finalidades en que dichas intenciones se concretan. Definen lo que queremos conseguir, “el para qué” de la acción educativa. Hoy se tiende hablar de los objetivos del currículum no en términos de conductas, sino en términos de competencias y capacidades, esto implica un cambio de enfoque desde una enseñanza centrada en el desarrollo de determinadas capacidades cognitivas, motrices, interpersonales, que se consideran relevantes.
    • Contenidos: Qué enseñar. Al pensar en una formación en términos de procesos orientados al desarrollo de capacidades o competencias, los contenidos se convierten básicamente en herramientas o instrumentos para ese fin. Son los componentes de una determinada capacidad que deben ser aprendidos para el desarrollo de ésta. Los contenidos en la enseñanza no se entienden en la actualidad exclusivamente como conocimientos teóricos, sino como saber, saber hacer y saber ser, es decir, como contenidos conceptuales, contenidos procedimentales y contenidos actitudinales.
    • Metodología: Cómo enseñar. Determinan las actividades que se llevan a cabo en cualquier programa de enseñanza. Enseñar supone elegir y toda elección de un material o de un modo de enseñar algo se hace siempre desde un determinado principio que uno asume como adecuado. Los principios metodológicos dan lugar a diversos métodos docentes, que usarán de determinadas estrategias y técnicas didácticas, es decir, procedimientos concretos de enseñanza. Son las acciones que se diseñan como partes constitutivas de una experiencia de aprendizaje y sirven para lograr los objetivos de la misma.
    • Evaluación: Cómo lo hice. La evaluación abarca tener evidencias de los cambios conductuales en el estudiante, en donde cualquier evidencia válida sobre la conducta deseada de los objetivos educacionales provea un método adecuado de evaluación. El propósito de la evaluación es que sirva de guía para los maestros en el logro de un producto o resultado deseado. Se debe evaluar tanto los resultados como los procesos y el aprendizaje como la enseñanza.
    Finalmente, el currículo cobra vida y llega a la experiencia pedagógica mediante los planes y programas; estos son el camino del primer y segundo nivel de concreción del currículo: el ciudadano que pretende formar el Estado y el estudiante que es formado en un centro educativo determinado. Es en el tercer nivel de concreción del currículo: las áreas académicas o curriculares que llegan al aula, en donde los planes y programas logran concretar su misión.
    1.2 El Currículo en la organización
    Después de haber revisado la teoría acerca del currículo, se puede decir que en el Colegio Fray Luis de León, éste está presente en los tres niveles de concreción que se mencionaron anteriormente, la del Estado, que son todos los programas de SEP y UNAM que nos rigen en la formación básica y de bachillerato respectivamente, en estos programas están las líneas a seguir en cuanto a objetivos de aprendizaje y contenidos desde el punto de vista conceptual, procedimental y actitudinal.
    Sin embargo, en lo que respecta a programas de UNAM que son los que conozco, la metodología y la evaluación no hay líneas de acción o normativa, ya que aquí hay cierta libertad para elegir los métodos que se consideren más oportunos y que vayan enfocados a lograr los aprendizajes esperados y a realizar la evaluación más oportuna de acuerdo al método.

    Los currículos de ambos sistemas incorporantes son respetados tal cual, ya que en nuestro proyecto institucional, que corresponde al segundo nivel de concreción, se enriquece la propuesta del Estado, aumentando el currículo con disciplinas que ayuden a la formación integral del estudiante como Pastoral, Artísticas, Deportes y los Proyectos Sociales.
    En el colegio Fray Luis de León las metodologías utilizadas en la educación básica están apoyadas tanto en la Pedagogía Agustiniana, como en la pedagogía del Sistema UNO de Santillana ya que ambos buscan no solo aprendizajes en contenidos, sino también en conductas, actitudes y valores que ayuden a ser un ser reflexivo, crítico, con iniciativas, atentos a las necesidades de los demás y que vayan acordes con la misión y visión del colegio.
    En cuanto a la evaluación que se realiza en el colegio tenemos la diagnóstica, la evaluación de habilidades intelectuales y emocionales, la formativa y la sumativa, que nos van dando luz de cómo estamos haciendo las cosas. Además, es importante mencionar que no solo evaluamos los aprendizajes conceptuales, sino también los procedimentales y los actitudinales.
    Creo que el currículo es la base para la labor que realiza un centro, y más para la que se lleva a cabo en el aula, que viene siendo el tercer nivel de concreción, ya que es ahí donde se lleva la acción de todo lo planeado, de todo lo que se pretende lograr y además está influido por el contexto que tiene el alumno, el colegio y el país.
    Aquí el colegio apoya con un Coordinador académico para que el currículo se plasme en los planes y programas que el profesor realiza para llevar al aula los objetivos de aprendizaje, los contenidos, la metodología y la evaluación. Es aterrizar todo lo que se planeó al salón de clases.

    1.3 Políticas Educativas
    Ahora vamos a presentar un breve comentario de las políticas educativas destacando en cada uno su importancia.
    a) 2021 Metas Educativas OEI: la educación que queremos para la generación de los Bicentenarios. Sus objetivos son mejorar la calidad y la equidad en la educación para hacer frente a la pobreza y a la desigualdad y, de esta forma, favorecer la inclusión social. Trata de abordar con decisión, y de una vez y para siempre, retos aún no resueltos: analfabetismo, abandono escolar temprano, trabajo infantil, bajo rendimiento de los alumnos y escasa calidad de la oferta educativa pública. Y se pretende hacerlo con la voluntad de enfrentarse, al mismo tiempo, a las demandas exigentes de la sociedad de la información y del conocimiento: incorporación de las TIC en la enseñanza y en el aprendizaje, apuesta por la innovación y la creatividad, desarrollo de la investigación y del progreso científico (OIE, 2010).

    b) Artículo 3º Constitucional: Todo individuo tiene derecho a recibir educación. La educación que imparta el Estado tenderá a desarrollar armónicamente todas las facultades del ser humano y fomentará en él el amor a la Patria y la conciencia de la solidaridad internacional. Dicha educación será laica y se mantendrá por completo ajena a cualquier doctrina religiosa, el criterio de la educación se basará en los resultados del progreso científico, luchará contra la ignorancia y sus efectos, además será democrático, considerando la democracia como un sistema de vida, fundado en el constante mejoramiento económico, social y cultural del pueblo. Será nacional y buscará el progreso del país. Contribuirá a la mejor convivencia humana, tanto por los elementos que aporte afines educativos, como por el cuidado para sustentar los ideales de fraternidad e igualdad de derechos de todos los hombres, toda la educación será gratuita e impartirá
    educación preescolar, primaria y secundaria y el Estado promoverá y atenderá todos los tipos y modalidades educativos (incluyendo la educación superior) necesarios para el desarrollo de la Nación, apoyará la investigación científica, y alentará el fortalecimiento y difusión (Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos).
    c) Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018: Está política está encaminada a 5 metas principales como lo son:
    • México en Paz: pretende que se refuerce la confianza en el gobierno, se aliente la participación social en la vida democrática y reducir los índices de inseguridad.
    • México incluyente: el Estado enfocará su acción en garantizar el ejercicio de los derechos sociales y en cerrar las brechas de desigualdad social.
    • México con Educación de Calidad: en esta meta se propone implementar políticas de Estado que garanticen el derecho a la educación de calidad para todos los mexicanos. En el documento se afirma además que se buscará fortalecer la articulación entre niveles educativos y vincularlos con el quehacer científico, el desarrollo tecnológico y el sector productivo, para generar un capital humano de calidad.
    • México Próspero: contempla detonar el crecimiento sostenido de la productividad en un clima de estabilidad económica y una generación de igualdad de oportunidades.
    • México con Responsabilidad Global: asegura que se acercarán a esa meta a partir de relaciones cercanas, mutuamente benéficas y productivas con otros países, sustentadas en una política exterior vigorosa, sustantiva y activa. Se pretende alcanzar estas metas mediante tres estrategias transversales que son: democratizar la productividad, gobierno cercano y moderno, y perspectiva de género (SEGOB, 2013).
    d) Programa Sectorial de Educación 2013-2018: Está encaminado a asegurar la calidad de los aprendizajes en la educación básica y la formación integral de todos los grupos de la población, con el propósito de elevar la calidad de la educación con equidad, el PSE se fundamenta en el artículo 3o Constitucional y en la Reforma Educativa que modificó la Ley General de Educación; y creó las leyes generales del Servicio Profesional Docente y la del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y en las leyes generales de Igualdad entre Mujeres y Hombres, la de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia en distintos instrumentos internacionales. Este Programa detalla los objetivos, estrategias y líneas de acción en materia de Educación básica, media superior, superior, formación para el trabajo, deporte y cultura, con una perspectiva de inclusión y equidad (SEP, 2013).
    e) Modelo de Gestión Educativa Estratégica: este modelo hace énfasis en la evaluación del aprendizaje y de los procesos, para poder mejorar la calidad educativa. Para ello se busca replantear la Gestión Escolar con una nueva forma en su dinámica estratégica, metodológica y participativa, enunciando que de esta forma colegiada se complementarán los distintos actores que convergen en la dinámica escolar. Este nuevo modelo de Gestión es promotor del liderazgo compartido, libertad en la toma de decisiones, prácticas docentes flexibles, planeación participativa, evaluación, participación social compartida y la rendición de cuentas. Su principal objetivo es encontrar los caminos que permitan una adecuada comunicación pero sobre todo el conceso y la corresponsabilidad entre todos los actores quienes de algún modo son miembros directos e indirectos de esta institución para tratar de mejorar la calidad educativa del centro escolar, al permitirles externar situaciones importantes. Del mismo modo para la mejora educativa, la evaluación entre todos los actores del centro escolar debe posee un carácter fundamental, ya que con ella nos permite “medir” y determinar en donde estamos y hacia donde queremos ir en esta sociedad cambiante contemporánea (SEP, 2010).

    Finalmente las políticas educativas, son todas aquellas leyes impuestas por el Estado para garantizar que la educación se aplique de manera óptima a la sociedad. Estas leyes se forjan de acuerdo a las necesidades históricas del país en el que se promueven, es decir, según ideales y principios.
    Las políticas educativas son creadas con el fin de administrar y aplicar con beneficio para la sociedad, todos los recursos que el estado destine para este fin y tienen por objeto tratar de resolver todos los problemas a los que la educación se enfrenta, por ejemplo, la economía, la cultura o la burocracia y transformarlos en la maximización de los logros de los objetivos como la calidad, la eficacia y la eficiencia.

    Las políticas educativas en México están orientadas a mejorar la calidad de la educación, se enfatiza en el cambio curricular, organizacional e institucional, así como mejorar el nivel de los maestros. También están direccionadas a ofrecer un mayor acceso a la educación para que las nuevas generaciones hagan frente a las necesidades mundiales como lo es la implementación de la nueva tecnología.

    1.4 Los Planes y Programas
    En este apartado se hablará a grandes rasgos cada uno de los planes y programas del Sistema Educativo Nacional y de los acuerdos que modifican los planes en beneficio de los alumnos.
    a) Acuerdo 592: Este acuerdo vincula los planes y programas de la Educación básica, además de atender a la diversidad y transformar los procesos de evaluación. Las principales implicaciones que tiene este acuerdo es que obliga a modificar el ambiente de aprendizaje, a reformar los libros de texto y a utilizar la tecnología como herramienta. (SEP, 2011).
    b) Plan de Estudios 2011: Propone el aprendizaje por competencias para la vida. Los principios pedagógicos que sustentan el plan son esenciales para la implementación del currículo, la transformación de la práctica docente, el logro de los aprendizajes y la mejora de la calidad educativa. Dichos planes están centrados en el alumno (procesos de aprendizaje), además de que favorece la inclusión para atender a la diversidad e incorpora la tecnología y el inglés. (SEP, 2011)
    Por otra parte, planifica para potenciar el aprendizaje, genera ambientes adecuados, trabaja en colaboración, pone énfasis en el desarrollo de competencias, utiliza materiales educativos, evalúa para aprender, incorpora temas de relevancia, reorienta el liderazgo, aparece la tutoría y finalmente renueva el pacto entre estudiantes, maestros y padres de familia.
    c) Acuerdo 711: Este acuerdo trata exclusivamente sobre las necesidades educativas especiales de los alumnos que presentan alguna dificultad en sus procesos de aprendizaje favoreciendo el acceso, la permanencia y el egreso del sistema educativo de dichos alumnos. (SEP, 2013)
    d) Acuerdo 717: Proporciona los lineamientos para formular los programas de gestión escolar, que estarán centrado en el alumno, usando los resultados de evaluación, desarrollando una planeación anual, administrar de forma eficiente y transparente los recursos y propiciar la participación de padres de familia, maestros y alumnos bajo el liderazgo del director. (SEP, 2013)
    e) Acuerdos 445, 486 y 656: Estos acuerdos están relacionados con la educación media superior atendiendo a las diferentes modalidades de acuerdo a la necesidad que presenten los estudiantes. Se favorece la igualdad de oportunidades, que se eleve la calidad educativa orientada al desarrollo de competencias. También fortalece el acceso y la permanencia en el sistema, ya sea de forma preestablecida, libre o combinada. (SEP, 2009)
    f) Marco Curricular Común: Es referente a la educación media superior, éste Marco fue el resultado de hacer una mejora en la educación y dar continuidad a la educación básica vinculando los planes y programas establecidos para tal fin, también se hizo una vinculación con el mundo del trabajo. (SEP, 2008)
    Este marca aporta identidad, oportunidad de tener un perfil de egreso común en todos los subsistemas y por otra parte y no menos importante, reorienta la educación a competencias genéricas, aunque también desarrolla las competencias disciplinares y las profesionales.
    g) Los Planes y Programas de la Educación Jesuita: Este Plan va encaminado a la dignificación del ser humano, y está orientado a formar seres responsables que desarrollen habilidades y destrezas para que las pongan al servicio de los demás. Este programa se vasa en la pedagogía Ignaciana y se parte de un contexto determinado en el que viven experiencias, las cuales se reflexionan profundamente para que muevan a la acción, en un marco de evaluación permanente. (Sistema Universitario Jesuita, 2010)
    Una vez descrito brevemente cada uno de los planeas analizados, podemos ver que éstos atienden a las diferentes necesidades de los alumnos, ya sea de educación básica o media superior con diferentes situaciones, por ejemplo niños y jóvenes indígenas, o alumnos con dificultades en el aprendizaje, alumnos que puedan tener una educación escolarizada o no, y cada uno de estos acuerdo o programas cobra vida en los planes y programas de la institución, atendiendo a la inclusión y a la equidad, elementos importantes de la calidad educativa.
    1.5 Los planes y programas en la organización.
    En el colegio Fray Luis de León, se atiende a cada uno de los Planes y acuerdos establecidos por la Secretaría de Educción Pública, ya que los Planes y Programas de Estudio 2011 son la base de nuestros planes y programas institucionales, cada profesor planifica su curso tomando en cuenta el contexto de los alumnos, de manera que atienda a las necesidades de cada uno de manera general. Sin embargo, no hemos tenido hasta ahora alumnos que necesiten una educación especial, en virtud de que Querétaro cuenta con escuelas especiales que dan de manera eficiente y eficaz la formación a estos alumnos y los padres de familia prefieren inscribirlos en estas escuelas.
    En la educación media superior, los programas que se atienden son de la UNAM, se están haciendo cambios en cuanto a metodologías, evaluación y atendiendo a las necesidades de los jóvenes, intentando hacer adecuaciones curriculares para los diferentes alumnos que tenemos ya que en nuestra preparatoria se inscriben alumnos de bajos recursos y con carencias en su formación debido a que vienen de otros estratos sociales y esto hace que los aprendizajes previos sean pocos, sin embargo, esto no ha sido limitante ya que el reto es poner a estos alumnos (que son pocos) al nivel de los que vienen de la secundaria del colegio o de otras secundarias similares.
    Conclusión
    Lo que podemos concluir de este trabajo es que hemos visto tres aspectos muy importantes del ser de una escuela donde se imparte educación integral y que gracias a esos cobra vida el proyecto educativo del centro. Estos tres aspectos son las políticas educativas, el currículo, los planes y programas de estudio cuyas líneas de acción refieren a lo que buscan los países en términos calidad y equidad educativa por lo que esperan que estos planteamientos y actuaciones de los actores vayan encaminados a responder a las necesidades del mundo actual.

    También tratan sobre la inclusión, el acceso y permanencia de los alumnos, en lograr una educación por competencias, mejorar la gestión escolar y atender a los alumnos con necesidades educativas especiales, pero todas estas son intenciones muy buenas que posteriormente se refuerzan con los planes y programas que la Secretaría de Educación Pública establece para que los centros educativos se rijan por ellos y además asegurar que todos los alumnos recibirán los mínimos establecidos.

    Sin embargo, a la hora de planificar los maestros tomando en cuenta las intenciones del Gobierno Federal y Estatal y de la Institución educativa, tienen que plasmar en un papel los objetivos de aprendizaje, los contenidos a abordar, las metodologías que se utilizarán y lo más difícil que es la evaluación, pero hasta aquí siguen siendo intenciones, y es necesario que se supervise el trabajo en el aula para que no solo quede en eso, sino que se convierta en una realidad y se cumpla el fin primero.

    Por lo anterior, se retoma el tema de la Gestión Curricular, en donde los Directivos gestionan el centro de manera que los actores del proceso de enseñanza- aprendizaje cumplan con las intenciones iniciales y podamos tener una educación de calidad que esté a la altura de las necesidades del mundo laboral.

    Referencias

    Casarini R. M. (2010) Teoría y diseño curricular. México Editorial: Trillas.
    GOB. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. México
    GOB. (2013). Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018. México.
    Organización de los Estados Iberoamericanos. (2010). 2021 Metas Educativas.
    Ortiz, Á. L. (2003). Diseño y evaluación curricular. Río Piedras: Quinta edición. Editorial Edil.
    Picardo, O. J. (2004). Diccionario pedagógico UPAEP. El Salvador.
    SEP. (2007). Marco Curricular Común del Sistema Nacional del Bachillerato. Subsecretaría de Educación Media Superior. México.
    ______. (2008). Acuerdo 445 por el que se conceptualizan y definen para la Educación Media Superior las opciones educativas en las diferentes modalidades. México.
    _____. (2009). Acuerdo 486 por el que se establecen las competencias disciplinares extendidas del Bachillerato General. México.
    _____. (2010). Acuerdo 656 por el que se reforma y se adiciona el acuerdo 444 por el que se establecen las competencias por el que se constituyen en el marco curricular común del Sistema Nacional del Bachillerato y se adiciona el acuerdo número 486. México.
    _____. (2010). Programas de Calidad. Modelo de Gestión Educativa Estratégica. México.
    _____. (2011). Acuerdo número 592 por el que se establece la Articulación de la Educación Básica. México.
    ____. (2011). Planes y Programas de Estudio 2011. México.
    ____. (2013). Acuerdo 717 por los que se emiten los Lineamientos para formular los programas de Gestión Escolar. México.
    ____. (2013). Acuerdo 711 por el que se emiten las Reglas de Operación del Programa para la Inclusión y la Equidad Educativa. México.
    _____. (2013). Programa Sectorial 2013-2018. México.
    Sistema Universitario Jesuita (2010). Marco conceptual para el diseño de planes de estudio del sistema universitario Jesuita.
    Solís, C. (2014) Comentario que incorporó al trabajo de investigación del currículo de la materia Gestión Curricular. Maestría en Gestión y Dirección de Instituciones Educativas. ITESO.

    Gestión Escolar y el Currículo
    Cuando se habla de la Gestión escolar, hay tres aspectos muy importantes a tomar en cuenta para conseguir los fines que pretende un centro educativo, los cuales son las políticas educativas, el currículo y los planes y programas. Es por ello que en este trabajo se pretende dar un bosquejo de éstas, analizar cada una y concluir lo que pretenden, además de encontrar una conclusión para tomar en cuenta en las escuelas.

    Los Gobiernos de los países han enfocado sus políticas a la mejora de la calidad de la educación y en esto México no se queda atrás, ya que a nivel internacional, nuestro país pretende ser competitivo y tener personas con las mismas oportunidades, que sean preparadas y que puedan enfrentarse a los retos de hoy con competencia, capaces de transformar la sociedad en beneficio de los demás.

    Para conseguir lo anterior los centros educativos deben tomar en cuenta los currículos que rigen la educación en nuestro país, además de considerar los planes y programas que nos propone la Secretaria de Educación Pública para que podamos construir el Proyecto Educativo del Centro (PEC) que le dará identidad y el plus que cada escuela pretende de acuerdo a su misión para finalmente aterrizarlo a las aulas en donde verdaderamente se lleva a cabo el plan del profesor.

    1.1 Currículo

    El currículo, ha sido una herramienta esencial en varios contextos, pero principalmente en el educativo. Este es de suma importancia ya que permite planear adecuadamente todos los aspectos que implican o intervienen en el proceso de enseñanza-aprendizaje, con el fin de mejorar dicho proceso pues cada acción elegida y realizada en razón de que pueda ser justificada, por su coherencia con los principios de procedimiento (Picardo, 2004).
    La importancia del currículum no sólo se basa en mostrar una posible respuesta de lo que uno quiere lograr en el ámbito educativo, sino que también ayuda a crear un ambiente libre, sencillo y sobre todo de apoyo para quienes lo llevan a cabo, es decir, es aplicable tanto para los maestros como para los alumnos, debido a que es una guía que apoya a tener una visión de las perspectivas a lograr.

    El currículum cuenta con cuatro aspectos muy importantes, que servirán para ayudar a fortalecer el proceso de enseñanza aprendizaje; estos aspectos son: elaborar, instrumentar, aplicar y evaluar. (Picardo, 2004)

    Por tal motivo el Currículum es importante para la práctica docente, porque ayuda a manejar su papel como guía de la enseñanza dentro o fuera de un salón de clases, para que así se pueda realizar un proceso bidireccional que permita al educando crecer de manera integral, es decir que cubra todos los aspectos de su desarrollo.

    Por otra parte, el currículo, se refiere a las intenciones u objetivos que se pretenden alcanzar en la formación de estudiantes que son parte de un proyecto educativo determinado; para alcanzar dichos objetivos, se plantean, estructuran y organizan contenidos conceptuales, procedimentales y actitudinales, que son desarrollados desde diferentes metodologías que provoquen aprendizajes en los estudiantes, y cuya comprensión se verifique por medio de procesos de evaluación (Solís, 2014).

    El currículo como tal, se evidencia desde tres niveles de concreción: El Estado, el centro educativo y el área curricular que se desarrolla en el aula (Solís, 2014).
    Ahora, no podemos dejar de mencionar que el currículo logra identificar cuatro fuentes principales que influyen en todo proceso de diseño curricular.
    a) Fuente sociocultural: aquí se analizan las demandas sociales y culturales hacia la escuela, estos conforman el conjunto de conocimientos, valores, actitudes, procedimientos y destrezas que contribuyen a la socialización del alumno dentro de las pautas culturales de una comunidad. Lo anterior se debe ver reflejado en los contenidos curriculares de manera que estos sean:
    • Pertinentes: En relación con las necesidades y exigencias nacionales e internacionales.
    • Consecuentes: Articulados y equilibrados a partir de los progresos de la ciencia, exigencias del mundo de trabajo, la vida sociopolítica.
    • Adaptables: a los cambios del mundo futuro.
    b) Fuente Psicológica: ésta no está aislada de la fuente pedagógica, de hecho en muchos casos de habla de esta como una fuente psicopedagógica pues es inimaginable el currículum sin la presencia de la enseñanza y del aprendizaje.
    c) Fuente pedagógica: este integra dos aspectos principales: la enseñanza y la investigación de la enseñanza, esta ultima pretende recuperar la experiencia resultado de la práctica durante el desarrollo curricular. Estos dos aspectos (teórico y práctico) aportan conocimientos indispensables para la constitución y aplicación del currículum.
    d) Fuente epistemológica: esta enfrenta al diseñador a la toma de decisiones sobre los contenidos relacionados con un saber y un saber hacer específico.
    El primero corresponde con la estructura interna de las disciplinas que sustentan el plan curricular de un nivel educativo determinado en una formación específica. El ‘saber hacer’ exige definir el conjunto de acciones y quehaceres específicos de un tipo particular de ocupación, lo que implica un conocimiento técnico y sus bases culturales (Casarini, 2010).
    Por tanto, el papel que juega el currículo en las actividades escolares, es de relevancia ya que se plantea el para qué se aprende y para qué se enseña, qué se enseña y qué se aprende, cómo se enseña y cómo se aprende, y qué, quién, cómo y cuándo se evalúa eso que se enseña y se aprende, son preguntas claves para determinar la importancia del currículo en un país, en un centro escolar y en un aula de clase.
    Con base en lo anterior, Ortiz (2003) propone 4 elementos del currículo que lo conforman y le dan la importancia que éste tiene y son: objetivos, contenidos, metodologías y evaluación.
    • Objetivos: Para qué enseñar. Son las intenciones que presiden un proyecto educativo determinado y el conjunto de metas y finalidades en que dichas intenciones se concretan. Definen lo que queremos conseguir, “el para qué” de la acción educativa. Hoy se tiende hablar de los objetivos del currículum no en términos de conductas, sino en términos de competencias y capacidades, esto implica un cambio de enfoque desde una enseñanza centrada en el desarrollo de determinadas capacidades cognitivas, motrices, interpersonales, que se consideran relevantes.
    • Contenidos: Qué enseñar. Al pensar en una formación en términos de procesos orientados al desarrollo de capacidades o competencias, los contenidos se convierten básicamente en herramientas o instrumentos para ese fin. Son los componentes de una determinada capacidad que deben ser aprendidos para el desarrollo de ésta. Los contenidos en la enseñanza no se entienden en la actualidad exclusivamente como conocimientos teóricos, sino como saber, saber hacer y saber ser, es decir, como contenidos conceptuales, contenidos procedimentales y contenidos actitudinales.
    • Metodología: Cómo enseñar. Determinan las actividades que se llevan a cabo en cualquier programa de enseñanza. Enseñar supone elegir y toda elección de un material o de un modo de enseñar algo se hace siempre desde un determinado principio que uno asume como adecuado. Los principios metodológicos dan lugar a diversos métodos docentes, que usarán de determinadas estrategias y técnicas didácticas, es decir, procedimientos concretos de enseñanza. Son las acciones que se diseñan como partes constitutivas de una experiencia de aprendizaje y sirven para lograr los objetivos de la misma.
    • Evaluación: Cómo lo hice. La evaluación abarca tener evidencias de los cambios conductuales en el estudiante, en donde cualquier evidencia válida sobre la conducta deseada de los objetivos educacionales provea un método adecuado de evaluación. El propósito de la evaluación es que sirva de guía para los maestros en el logro de un producto o resultado deseado. Se debe evaluar tanto los resultados como los procesos y el aprendizaje como la enseñanza.
    Finalmente, el currículo cobra vida y llega a la experiencia pedagógica mediante los planes y programas; estos son el camino del primer y segundo nivel de concreción del currículo: el ciudadano que pretende formar el Estado y el estudiante que es formado en un centro educativo determinado. Es en el

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *